OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos

{short description of image}
Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura
{short description of image}
Servicio Informativo Iberoamericano
Febrero 1999 (2)

Reparan sin traumas la columna vertebral

Apoyados en la técnica de Laparoscopia, un grupo de especialistas venezolanos practica la operación de la columna vertebral sin someter al paciente a largos y dolorosos períodos de recuperación.



Buena parte del éxito en la utilización de esta técnica radica en que se realiza bajo una indicación muy precisa, y no todos los pacientes pueden ser objeto de esta intervención.
.

Gilberto Carreño, corresponsal del Servicio Informativo Iberoamericano de la OEI, Caracas, Venezuela.

Una experiencia grata al paciente con afecciones en la columna vertebral es ésta que aplica desde hace pocos meses en Caracas un grupo de cirujanos que anuncia el fin de los traumas postoperatorios. La recuperación, además de pronta, ha dejado de ser dolorosa.

Eladio Díaz, Armando González, Guillermo Bajares y Rafael Belloso, son los nombres de los médicos que desde finales del pasado año 98 vienen aplicando las técnicas más avanzadas de la cirugía ortopédica y laparoscópica. En la primera oportunidad, en Venezuela, y probablemente en toda Latinoamérica, el equipo de especialistas intervino a un paciente de 55 años con problemas de discopatía degenerativa.

Según lo explicaron en su oportunidad, la operación consistió en la aplicación de cuatro incisiones abdominales, a través de las cuales fueron separadas todas las vísceras para abordar la columna desde su vía anterior. Una vez alcanzado este eje del cuerpo se ubicaron los discos maltratados y se retiraron para colocar un espaciador roscado, destinado a garantizar la estabilidad de la columna.

El espaciador que suple definitivamente al disco está fabricado con titánium, que además, es trabajado con material óseo proveniente del mismo paciente, de modo que pueda "sembrarse" sin problemas.

De acuerdo con lo informado por los especialistas hasta el presente, ninguna de las distintas técnicas que se venían aplicando para reparar las afecciones de la columna vertebral le evitaban al paciente los largos y dolorosos períodos de terapia para su recuperación. Ahora, mediante el novedoso abordaje, se enfrentan los problemas discales con la ayuda de la video-laparoscopia, para garantizar al paciente una invasión más discreta y la posibilidad de que se movilice después de la intervención por sus propios medios y sin necesidad del corsé.

El mencionado equipo de médicos se entrenó en Boston, Estados Unidos, donde ya es bien conocida la artrodesis intersomática por laparascopia, técnica inicialmente utilizada en caballos, hasta que en 1996 recibió el visto bueno del FDA para realizar el abordaje tanto anterior como posterior.

Señalan los especialistas que buena parte del éxito en la utilización de esta técnica radica en que se realiza bajo una indicación muy precisa, y no todos los pacientes pueden ser objeto de esta intervención.

El desgaste de los discos intervertebrales, las hernias discales y las tumoraciones, son algunos de los diagnósticos que precisan de una intervención como ésta. Sin embargo, se excluyen los pacientes con operaciones previas en la región abdominal, pacientes obesos o aquellos en quienes estén contraindicadas ciertas medidas de toda intervención laparoscópica.

¿Qué es la laparoscopia?

Se le conoce como el examen de la cavidad abdominal mediante la introducción en ella del laparoscopio a través de una pequeña incisión. El laparoscopio es un tubo fino y dotado de elementos ópticos para permitir la observación directa del interior del abdomen.

La laparoscopia permite ver, en un monitor, los órganos que están dentro de la cavidad abdominal: vesícula, estómago y útero, entre otros órganos. La cirugía laparoscópica se ha desarrollado a través de los últimos años, gracias a los avances tecnológicos de la última década, especialmente de la electrónica y el invento de la minicámara computarizada y los monitores de alta resolución.

Entre los antecedentes de esta técnica se menciona el nombre de Abulcasis, médico que vivió en Córdoba en el siglo X, a quien se le atribuye haber sido el primero que hizo algo parecido a la laparoscopia actual. A través de un tubo introducido por la vagina y reflejando la luz de un espejo consiguió ver el cuello del útero. Posteriormente, algunos cirujanos, entre ellos un grupo de ginecólogos, desarrollan progresivamente la técnica.

El problema principal a lo largo de los siglos y que limitaba el desarrollo de la endoscopia en general y de la laparoscopia en particular fue la fuente de luz. A lo largo de estos últimos 50 años las lentes de las ópticas y la luz fría fueron el primer gran avance. A partir de los 80, con la minicámara computarizada y los monitores de alta resolución, se solucionan muchos de los problemas y se llega al momento actual.

A través de una pequeña incisión en la pared abdominal se introduce el sofisticado tubo, mediante el cual, a su vez, se introduce una óptica con un sistema perfecto de lentes para captar la imagen de los órganos.

A esta óptica se une una videocámara electrónica que interpreta esta imagen y la trasmite a una pantalla de televisión. Guiados por esta magnifica visión, y a través de otros dos o tres pequeños tubos, se introducen los instrumentos para hacer las operaciones necesarias.

En 1985, un cirujano Alemán, el Dr. Mühe, realiza la primera extirpación de la Vesícula biliar, camino que siguieron sucesivamente los cirujanos europeos y norteamericanos hasta alcanzar el desarrollo y perfeccionamiento que hoy permite abordar órganos tan delicados como la columna vertebral, por lo que podría vaticinarse que la cirugía laparoscópica es la técnica del futuro. OEI.


[Página Inicial]

Índice de Noticias por Temas Índice de Noticias por Países
Servicio Informativo Iberoamericano Página Principal de la OEI
Revista IBERCIENCIA
Suscripción al Servicio Informativo Iberoamericano
Más datos: weboei@oei.es