OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos

{short description of image}
Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura
{short description of image}
Servicio Informativo Iberoamericano
Febrero 1999 (2)

Bolivianos esperan aprobación de Ley del Medio Ambiente

Las ciudades bolivianas se encuentran a la espera de la aprobación, por parte del Congreso Nacional, de la Ley del Medio Ambiente, cuya vigencia pondrá freno a una de las agresiones más dañinas que se auto- inflige el hombre boliviano, como el de muchas partes del mundo: la contaminación de su propio hábitat.
 En este plan se tomarán en cuenta la contaminación al agua, al aire, y al medio ambiente en general

Por Fernando Escóbar Salas, Corresponsal del Servicio Informativo Iberoamericano de la OEI, La Paz, Bolivia.

La creciente contaminación en las principales ciudades bolivianas ha obligado a las autoridades a mirar más allá de sus fronteras para ver la forma en que vienen encarando otras poblaciones la protección de su medio ambiente.

Tomando ejemplos externos, pero adecuándolos a la realidad boliviana, se ha propuesto un instrumento legal que ha sido preparado por expertos en el área y se encuentra en pleno proceso de estudio por parte de los poderes del Estado, lo cual representa, por lo menos, la intención de poner punto final al gradual suicidio colectivo al que se somete el habitante común de las urbes de este país por el crecimiento acelerado y caótico de las industrias y del parque automotor.

Siguiendo las experiencias de varios otros países que ya han comenzado a poner orden en sus territorios en materia de preservación del medio ambiente, las autoridades bolivianas han visto la urgente necesidad de tomar medidas para contrarrestar la contaminación de sus centros poblados y también del sus ríos y bosques, razón que ha llevado al gobierno a la creación de un ministerio de Desarrollo Sostenible, una de cuyas funciones es, precisamente, regular esta situación.

Emergente de la cada vez más grande contaminación del hábitat en el que el ciudadano desarrolla sus actividades y también del creciente número de afecciones de salud motivadas por esa contaminación, se han propuesto planes para combatirla y, en lo posible, desterrarla.

Ecotasas

Para cumplir con ese objetivo se han analizado programas tendientes a la aplicación de ecotasas o impuestos a la contaminación del medio ambiente, siguiendo el ejemplo de países europeos y norteamericanos que aplican, con éxito, este tipo de gravámenes.

De acuerdo con esos planes, se sabe que, una vez que se apruebe la Ley del Medio Ambiente, se introducirán en la ley tributaria nuevos componentes para aplicarlos a las empresas, industrias o ciudadanos que, de una u otra manera, agredan el medio ambiente tanto en las ciudades como en el campo.

En este plan se tomarán en cuenta la contaminación al agua, al aire, y al medio ambiente en general, tomando la dimensión del daño ocasionado para la aplicación de tasas que permitan, a la vez, enfrentar la aplicación de medidas para contrarrestar esa contaminación.

Tecnología de punta

Estos impuestos tienen un alcance especial, pues obligarán a las empresas a introducir tecnología ecológica en sus industrias a fin de reducir sus márgenes de agresión al medio ambiente y, por lo tanto, reducir también sus tasas de impuestos por ese concepto.

En el caso de la contaminación acústica, que se aplicará en especial a la industria del transporte, la medida busca bajar los niveles de ruidos en las ciudades, así como la emisión de gases tóxicos, de tal manera que, a mayor contaminación, los transportistas tendrán que pagar mayores tasas de impuestos, lo cual no sucede en la actualidad.

Sobre este punto se puso como ejemplo, que los vehículos antiguos y con una carencia casi total de elementos técnicos que permitan una emisión racional de gases, son los que actualmente pagan los más bajos impuestos, y no así los modernos, que ya introducen, en sus especificaciones de venta, muchos aditamentos de purificación de los gases que expulsan y que, por lo tanto, producen una contaminación mucho menor.

Este círculo vicioso hace que, con la finalidad de pagar menos impuestos y obtener una rentabilidad mayor, se prefiera la adquisición de vehículos usados y con muchos años de antigüedad, los cuales producen altos niveles de smog, además de constituir un peligro permanente de accidentes, aspectos que tienden a revertirse con la aplicación de las nuevas normas.

Aplauso ciudadano

Desde distintos círculos se ha aplaudido a estas iniciativas de preservación del hábitat, debido a que las principales ciudades de Bolivia han comenzado a reportar problemas de salud, así como la mortandad de la fauna de los ríos y selvas y la desaparición de especies. La irracional explotación de los bosques ha redituado grandes ganancias a empresarios madereros quienes, sin embargo, nada hacen para paliar en algo el daño que provocan.

Los niveles de contaminación del aire en las ciudades, junto con los altos niveles de ruido, han provocado un cambio de actitudes en el otrora apacible ciudadano y han deteriorado sus niveles de audición y provocado daños a su sistema nervioso, junto a otros problemas respiratorios derivados de la emisión de óxidos de carbono.

Obra titánica

Aunque la aplicación de estas tasas ecológicas parece ser una obra titánica por la idiosincrasia del boliviano que permanentemente ha evadido el pago de tributos por su falta de costumbre y educación tributaria, las autoridades de Desarrollo Sostenible, encabezadas por el ministro Erick Reyes Villa, sostienen que una vez que población y empresas sean conscientes de la importancia de proteger el medio ambiente y se cuente con los instrumentos legales que respalden esos programas, será entonces la oportunidad para aplicarlos.

Recursos para la recuperación

Estas medidas permitirán la captación de importantes recursos económicos que facilitarán, por ejemplo, la contratación de empresas con tecnología de punta para la descontaminación de los principales ríos de las ciudades que en la actualidad se han convertido en cloacas y que, a su vez, llevan la contaminación a otras regiones que no pueden utilizar sus aguas para ningún tipo de actividad.

Las principales ciudades bolivianas como La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, además de otras, fundadas a las orillas de ríos que hasta hace pocas décadas constituían arterias llenas de vida y que contribuían a su embellecimiento y, por lo tanto, constituían verdaderos atractivos turísticos, ahora son oprobiosos conductos de suciedad y contaminación, además de constituirse en vehículos de infección y malos olores que agravan más aún la crítica situación de esas urbes y sus habitantes.

Nuevo milenio

Bolivia busca iniciar el nuevo milenio con otra característica ambiental y en eso están empeñadas las nuevas autoridades y los ciudadanos en su conjunto. OEI.


[Página Inicial]

Índice de Noticias por Temas Índice de Noticias por Países
Servicio Informativo Iberoamericano Página Principal de la OEI
Revista IBERCIENCIA
Suscripción al Servicio Informativo Iberoamericano
Más datos: weboei@oei.es