OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos

{short description of image}
Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura
Servicio Informativo Iberoamericano
Noviembre 1998

En Panamá los criminales ya no escapan por un pelo

Una prueba científica determina en segundos la identidad de un criminal sin necesidad de que los afectados lo hayan identificado. El cuerpo humano tiene 100 trillones de células y es casi imposible que un delincuente no deje algún componente biológico en la escena del crimen.



 Con el ADN del pelo de una persona se pueden realizar decenas de pruebas para establecer el perfil biológico de un presunto criminal.

Por Arnulfo Barroso, corresponsal del Servicio Informativo Iberoamericano de la OEI, Ciudad de Panamá, Panamá.

. Panamá se convertirá en el primer país de Latinoamérica y el séptimo del mundo en tener una base de datos sobre pruebas genéticas de Ácido Desoxirribonucleico (ADN o DNA por sus siglas en inglés), a través del cual se busca resolver en forma casi instantánea casos delictivos y de paternidad dudosa.

Este país fue escogido por el Fair Fax Identit Laboratories de Estados Unidos para iniciar una base de datos que unirá los sistemas de informática de los laboratorios de ADN que existen en Colombia, Costa Rica y el Caribe, con el fin de combatir el narcotráfico y la mafia internacional.


Con la instalación de esta base de datos, Panamá entra al selecto grupo de países del primer mundo que cuentan con una instalación de esta naturaleza. Ellos son: Alemania, Australia, Inglaterra, Canadá, Estados Unidos y Francia.

La Asamblea Nacional Legislativa debate actualmente el marco legal que regirá la base de datos. Las discusiones entre la sociedad civil panameña se han tornado en ocasiones encendidas, por la opinión de algunos grupos de que la obligatoriedad de la prueba de ADN viola los derechos humanos y la presunción de inocencia.

La idea de instalar una base de datos sobre ADN en Panamá nació del despacho de la primera dama de la República, institución que vela por el cumplimiento del recién aprobado Código de la Familia, ante la gran cantidad de casos de paternidad dudosa que se registran en Panamá anualmente.

El Código panameño de la Familia recoge el precepto universal de que cada niño tiene el derecho inalienable de saber quiénes son sus padres y amplía la obligación económica del padre biológico al período prenatal.

Las autoridades judiciales del país aprovecharon la oportunidad para ampliar el campo de acción de la base de datos a la lucha contra el crimen.

Y a pesar de que el proyecto de ley que regirá la materia asegura que la prueba sólo se aplicará a delincuentes condenados y a potenciales criminales, los partidos políticos muestran su temor de que el ADN se use para perjudicar a importantes figuras públicas en sus aspiraciones políticas, revelando alguna de sus potenciales enfermedades.

No obstante, el proyecto garantiza que las pruebas de ADN sólo se usarán para establecer un perfil biológico de criminales y potenciales delincuentes y bajo ningún concepto podrá utilizarse para determinar la propensión a enfermedades virales o bacterianas de una persona que no haya cometido nunca un delito.

Esto se hará a pesar de que las pruebas de ADN, en el caso de la medicina, sirven para hacer exámenes tan complejos como la detección de desórdenes genéticos, es decir, el mongolismo en los fetos, y para detectar la propensión de una persona a enfermedades como el cáncer.

Según el secretario administrativo de la Procuraduría de la Nación en Panamá, René Luciani, la prueba de ADN tiene un porcentaje de efectividad de 99.9 %, y con la misma se podrá conocer la identidad de los responsables de algún delito con sólo realizar pruebas biológicas a un pelo, una colilla de cigarrillo o a la marca de los labios en un vaso.

Luciani afirmó que la prueba de ADN cambiará el viejo y conocido refrán entre los delincuentes de "Me salvé por un pelito" a "Te atrapé por un pelito".

Sostuvo que este método pondrá fin a los asesinatos y violaciones en serie, ya que con la mínima evidencia biológica o con el semen se podrá ubicar a los delincuentes, sin necesidad de que la víctima los haya identificado.

Indicó que el ADN garantizará la justicia expedita, debido a que no sólo servirá para condenar a personas, sino también para probar la inocencia de aquellos que permanecen detenidos por ser sospechosos.

El anteproyecto de ley señala que la prueba de ADN se practicará a delincuentes condenados, personas llamadas a juicio, a criminales sorprendidos infraganti, a sospechosos, a los miembros de la Policía Nacional, la Policía Técnica Judicial (PTJ), a los funcionarios de la Procuraduría de la Nación y a agentes privados de seguridad; a los que soliciten un permiso para portar armas, a quienes estén involucrados en casos de paternidad dudosa, a los que pidan la ciudadanía panameña, a los deportados y a quienes tramiten una autorización para trabajar en el país.

La medida incluye a los miembros de la Policía Nacional y de la PTJ, debido a que en Panamá, bandas organizadas han cometido diferentes delitos portando identificación e indumentaria falsa de estos organismos de seguridad, lo que ha levantado una polémica en torno a la identidad de los criminales.

Las pruebas de ADN a las personas que pidan la ciudadanía o sean deportados del país evitará que delincuentes internacionales ingresen a Panamá con falsas identidades y para estar seguros de que no haya errores a la hora de deportar a un criminal.

Un ADN de 93 trillones de millas

Luciani asegura que un ADN estirado mide un metro y medio de longitud. Si consideramos que el cuerpo humano tiene 100 trillones de células y que en cada una de ellas hay ADN, entonces nos daremos cuenta de que toda persona posee 93 trillones de millas de esta sustancia.

Esta cantidad equivale a mil veces la distancia que existe entre la Tierra y el Sol. Somos un paquete grande de ADN, afirma Luciani.

Con el ADN del pelo de una persona se pueden realizar decenas de pruebas para establecer el perfil biológico de un presunto criminal, y en cada una de ellas el porcentaje de efectividad es mayor.

Estas pruebas se basan en el sistema conocido como PCR, que consiste en someter a las células a un proceso de reacción en cadena a la sustancia llamada polimerosa. Los científicos realizan varios tirajes y sintetizan los resultados en una placa que es introducida en la red de computadoras.

Cada persona que se someta a esta prueba tendrá un código diferente en la red, con lo que se busca evitar que los empleados del laboratorio o desconocidos sepan su identidad. La información será manejada por personal estrictamente autorizado.

El ADN es una sustancia que está presente en cada parte del cuerpo en donde hayan células con núcleo, empacadas en los llamados cromosomas. El ADN es como la huella digital genética de una persona, que únicamente un gemelo podría tenerlas igual.

Cada célula posee 23 cromosomas. La prueba es infalible en casos de paternidad dudosa, ya que cuando un espermatozoide se une con el óvulo, el feto contendrá 46 cromosomas, divididos en partes iguales entre sus padres. OEI.

[Página Inicial]

Índice de Noticias por Temas Índice de Noticias por Países
Servicio Informativo Iberoamericano Página Principal de la OEI
Revista IBERCIENCIA
Suscripción al Servicio Informativo Iberoamericano
Más datos: weboei@oei.es