OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos

{short description of image}
Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura

{short description of image}
Servicio Informativo Iberoamericano
Octubre 1999 (2)

Venezuela

Venezuela vuelve sus ojos hacia la educación para el trabajo

La riqueza proveniente de la actividad petrolera distorsionó el proceso de formación del recurso humano, dando prioridad a la producción de profesionales universitarios. Hoy, sin embargo, Venezuela necesita técnicos y tecnólogos para resolver el problema alimentario, incentivar el turismo y dar respuesta a las exigencias sociales de una población que reclama conocimientos y herramientas sencillas para resolver sus más elementales necesidades de subsistencia, aseguran directivos del Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE), entidad sobre la que ha recaído la responsabilidad de educar para el trabajo en el país.

Ocho millones de egresados del Ince dan una idea del aporte de la institución al recurso humano encargado de la infraestructura de producción de bienes y servicios con los que hoy cuenta Venezuela.
Fotografía del Ince- Gilberto Carreño-OEI

Por Gilberto Carreño, Corresponsal del Servicio Informativo Iberoamericano de la OEI, Caracas, Venezuela.-

Al arribar a sus 40 años de existencia, la institución sobre cuyos hombros ha recaído la responsabilidad de formar la mano de obra especializada requerida para atender las necesidades planteadas en esa etapa del desarrollo de la nación venezolana continúa siendo el Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE).

Las actuales autoridades del Instituto aseguran que el nuevo perfil de la institución está dirigido a asumir los avances tecnológicos que plantean la entrada al Tercer Milenio y al mismo tiempo dar respuesta a las exigencias sociales de una población que reclama conocimientos y herramientas sencillas para resolver sus más elementales necesidades de subsistencia.

De acuerdo con lo anunciado por el presidente del INCE, general José Luis Prieto, en una estrategia que apunta hacia la competitividad y con base a convenios internacionales que ya están en marcha, el Instituto se dispone incorporar, para sus procesos de capacitación, las más avanzadas tecnologías en áreas de gran importancia para su aplicación en el país, entre ellas en electricidad y electrónica, así como en mecánica automotriz.

En tal sentido, informó que con el apoyo de Japón se ha emprendido la modernización del Centro de Formación Industrial en Electricidad, Electrónica y Refrigeración, que funciona en la Zona Industrial de Los Ruices, en Caracas, donde se dispone de un laboratorio de electrónica analógica y digital dirigido por computadora, que permite actualmente la preparación del personal que se desempeñará en empresas que aplican tecnologías de punta.

Otro convenio, con la Comunidad Europea, permitirá iniciar con el Centro Nacional de Mecánica Automotriz, que funciona en La Morita, estado Aragua, un programa piloto para la capacitación de los profesionales que impartirán conocimientos en esta área a los jóvenes participantes, mediante la aplicación de la más avanzada tecnología a nivel mundial.

Se trata éste de un proyecto en marcha, donde la Comunidad Europea invierte 100 millones de euros y el INCE otros 4 millones (cada euro equivale a 1,05 US$ aproximadamente), para dotar de la infraestructura y de los equipos requeridos. Y, mientras avanzan los procesos de licitación en el exterior y en Venezuela, para el respectivo equipamiento, que contempla equipos para la capacitación en el área de mecánica automotriz, como analizadores de motores, analizadores de gases, escapes, control de peso, suspensión, banco de prueba de motores, sistemas computarizados de enderezamiento de chasis y carrocerías, cabinas de pintura y los más avanzados hornos, en La Morita se adelantan algunas obras civiles y se reciben los primeros instrumentos.

Elenco Walter Vasiloff Petrin, codirector del mencionado Centro Nacional de Mecánica Automotriz, ha sido una de las personas vinculadas a este proceso de cooperación Comunidad Europea-INCE y, según indica, este auspicio pautado por cuatro años contempla la formación de los profesionales venezolanos, tanto en el país como en España. En este sentido, además de los intensivos cursos de entrenamiento al que ha sido sometido personal del INCE en España, profesionales de la enseñanza de ese país en el área han venido también al centro de La Morita para instruir al personal que se encargará de difundir conocimiento entre otros docentes que tendrán la misión de impartir cursos en una siguiente etapa del programa piloto, en centros del INCE esparcidos por el país como: Caracas, Mérida, Barquisimeto, Cabimas, Barcelona y Puerto Ordaz.

Se trata, según lo han explicado las autoridades del Instituto, de formar maestros industriales especializados en todas las modalidades automotrices, con un carácter gerencial y técnico, dirigido a brindar apoyo a la pequeña y mediana empresa de mecánica automotriz del país.

Y, como regla del convenio establecida por la Comunidad Europea, todas las instalaciones previstas se ajustarán a las más rigurosas exigencias ambientales. De esta manera, están previstos los respectivos sistemas para el tratamiento y reciclaje de desechos líquidos, sólidos y gaseosos que emanen de los procesos.

Los retos del INCE

De acuerdo con el general José Luis Pietro el INCE, desde ahora y para el Tercer Milenio, tiene la obligación de parecerse a Venezuela. La industria petrolera nacional tiene una necesidad y una proyección que nosotros desde el INCE seguiremos acompañando, independientemente que otras instituciones que tengan niveles superiores a los nuestros, lo sigan haciendo. Por ejemplo, tenemos a través de un convenio con el Ministerio de la Defensa, en Bachaquero, un centro que está suficientemente dotado y actualizado y nosotros seguiremos allí. Otro de los retos que tiene el INCE es ayudar a capacitar a la gente para resolver el problema alimentario de Venezuela. El turismo es otra de las actividades importantes para Venezuela, porque la debilidad la flaqueza de Venezuela para ampliar y acrecentar el reto del turismo es un problema de capacitación distinto a otro que se le pudiera señalar. Asimismo, desde el punto de vista tecnológico, nosotros estamos generando rápidamente la necesidad de información, a través de la informática y de la información. El INCE, alimentado por la investigación y el adelanto tecnológico que se hace en las universidades, servirá de correa que va a transmitir ese conocimiento y esa tecnología hacia el venezolano".

Justo es reconocer, que el Instituto llegó a constituirse en institución modelo en Latinoamérica, dirigida a la formación de la mano de obra requerida para levantar a lo largo y ancho del territorio nacional todas las obras e infraestructura de producción con la que hoy cuenta el país. La orientación humanística de su fundador, el Maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa, permitió el diseño de esa institución que ha permitido la formación de alrededor de 8 millones de participantes y que hoy ofrece más de 60 oficios en las distintas áreas laborales. Desafortunadamente, la riqueza proveniente de la actividad petrolera que recibió el país, distorsionó el proceso de formación del recurso humano, dando prioridad a la producción de profesionales universitarios. De igual manera, y pese a la inmensa cuantía de los ingresos petroleros, fueron desaprovechadas las oportunidades de inversión. El equipamiento y consolidación de la planta física de la institución fueron sometidos a un postergamiento que se ha hecho sentir de una manera muy negativa a lo largo de los últimos años.

Sin embargo, dentro de la nueva orientación de la institución, se contempla capacitar para el futuro y capacitar para estar en condiciones de competir en el mercado nacional e internacional con una mano de obra que esté a la altura de las necesidades del país.

Por eso, dentro de esta moderna concepción del INCE se plantea capacitar no solamente para que el hombre adquiera destrezas manuales, sino también, formar trabajadores con ética y moral, pues, según el actual presidente del Instituto, "ya no hay oportunidad para la flojera, la negligencia o el ausentismo".

Otros retos

De igual manera y atendiendo las orientaciones que emanan de la propia Presidencia de la República, el INCE orienta su acción hacia una educación de contenido social, especialmente de una educación para el hombre, que le permita trabajar y producir en mejores condiciones.

A través del Plan Bolívar 2000, el INCE desarrolla un plan de capacitación que abarca a todas las regiones del país, incluyendo las más apartadas, formando a los jóvenes en los oficios que de acuerdo con la región y de acuerdo con las prioridades del plan han sido trazados de antemano por el Presidente de la República. Este plan da prioridad a las actividades: agrícola, turística, pesquera y la industrial.

El desarrollo del Plan Bolívar 2000 en el área de capacitación para el trabajo, cuenta con el apoyo de diversas instituciones del país, entre ellas la alcaldía del municipio Baruta, donde ya han egresado los primeros participantes de una serie de cursos programados para esta entidad mirandina.

Otra realidad del país que asume el INCE dentro de su actual visión social, es el de la proliferación de microempresas. La asistencia educativa a estas pequeñas unidades productoras es tarea que cumple el Instituto con el propósito de contribuir a elevar su productividad.

Por todo lo que el INCE representa en el nuevo proceso de formación de los hombres y mujeres que el país requiere para impulsar el desarrollo del país en nuevo siglo, la institución conmemoró sus primeros cuarenta años de existencia. Pudiera afirmarse, que se trató de la despedida de una etapa que si bien rindió en algún momento sus mejores frutos, dejó una tarea para cumplir que hoy es asumida por un equipo dispuesto a impulsar los cambios que impone al país su entrada al Tercer Milenio.

OEI

[Página Inicial]

Índice de Noticias por Temas Índice de Noticias por Países
Servicio Informativo Iberoamericano Página Principal de la OEI
Suscripción al Servicio Informativo Iberoamericano
Más datos: weboei@oei.es