OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos

{short description of image}
Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura

{short description of image}
Servicio Informativo Iberoamericano
Mayo 1999

Venezuela

Venezolanos adoptan la risoterapia como filosofía de la vida

Además de las recomendaciones médicas, humoristas inician una serie de talleres para hacer comprender y practicar el buen humor y la risa como terapia efectiva contra muchos males del cuerpo y del espíritu.


Con el humor y la risa se puede escapar de las enfermedades, inclusive de los males crónicos.

Por Gilberto Carreño, corresponsal del Servicio Informativo Iberoamericano de la OEI, Caracas, Venezuela.

No es muy difícil para el venezolano reír; más aún, hay quienes sostienen que el venezolano se ríe de su propia desgracia. Por eso podría pensarse que no deberá ser muy arriesgado el trabajo de un grupo de especialistas que se propone imponer a la risa como método curativo, e inclusive un poco más, como filosofía de la vida, y en esa misión está logrando incorporar a muchos otros a la idea.

Destacados científicos venezolanos, como el doctor Lisandro López-Herrera, han venido insistiendo en que con el humor y la risa se puede escapar de las enfermedades, inclusive de los males crónicos; por lo que aconseja encarar los males del alma que originan las afecciones físicas, y apertrecharse de valor para dar un vuelco a la existencia.

Por su parte, el humorista Menahem Belilty, director del grupo musical humorístico Takititá, ha iniciado junto con otros especialistas en la materia una serie de talleres encaminados a darle a la risa su justo valor terapéutico, aplicable tanto para enfermos como para cualquier superviviente de la vida moderna y sus tantas complicaciones.

El objetivo de los talleres, cuya primera sesión fue realizada recientemente en la Casa Rómulo Gallegos, en Caracas, es volver a conectar a las personas con el acto de estar alegres y ser más optimistas, a través de una gran cantidad de recursos provenientes de la vida misma, inclusive de los momentos más difíciles.

De acuerdo con el seguimiento hecho por Belilty, son muchos los países que se toman muy en serio el abordaje de este fenómeno social. Cita, en primer lugar, a Cuba, donde indica, existe un centro promotor del humor en el Ministerio de la Cultura. En España -agrega- funciona una escuela de risoterapia; mientras que en países como Canadá y Estados Unidos, los payasos son parte del personal clave de varios hospitales.

La risa y sus efectos

Según lo expresa Belilty, no es necesario estar feliz para sonreír, pues todo es cuestión de mantener una actitud positiva. "Cuando tienes buen humor -expresa- puedes aprender a ver los problemas de una manera relajada y buscar soluciones más creativas y más flexibles.

Belilty se apoya en argumentos científicos para resaltar las ventajas de la risa, como aquel que señala que mediadores químicos cerebrales como la serotina o las endorfinas que el cuerpo segrega, generan una sensación de euforia que alimenta al organismo con una pequeña dosis de alegría cuando una persona ríe. En segundo término, produce en el cuerpo un efecto analgésico comparable con el de las drogas muy potentes. También destaca el poder de la risa en beneficio del cuerpo desde el punto de vista inmunológico, lo cual se demuestra en el buen progreso de los enfermos que son tratados con dosis constantes de buen humor.

Entre otros beneficios de la risa comúnmente divulgados, se menciona su efecto en la duplicación de la capacidad pulmonar y estimulación del sistema muscular, pues cada vez que nos reímos se pone en funcionamiento. Músculos de la cara, tórax y abdomen se relajan y contraen con gran velocidad, mejorando su tono. En esos momentos, y debido a la intensidad del ejercicio, cada grupo muscular se estimula como lo haría una sesión de gimnasia. El mecanismo es sencillo: un aporte de sangre y oxígeno al músculo, unido a su puesta en movimiento, es lo que buscan los deportistas para mantenerse en forma. Los músculos del tórax se contraen y expanden de manera que favorecen el mecanismo de la respiración. No en vano, de 12 respiraciones por minuto, que es la frecuencia normal de un ser humano en reposo, se puede pasar a duplicar esta cifra. La rapidez con que el aire viciado sale de los pulmones se multiplica, permitiendo la entrada de aire oxigenado a mayor velocidad. Además, las zonas más recónditas de los pulmones, el alvéolo más pequeño y último, debido a la presión conseguida por los músculos intercostales, va a ver cómo una bocanada de aire limpio lo oxigena y revitaliza. Este incremento de la frecuencia e intensidad respiratoria provoca que los pulmones muevan un volumen de 12 litros de aire al minuto, cuando lo normal serían unos seis. Al duplicar la entrada de oxígeno a los tejidos, estos se rejuvenecen, aumentando sus posibilidades metabólicas.

El sistema circulatorio también se beneficia con la risa y el buen humor, pues la carcajada es capaz de incrementar la velocidad de la sangre, además de aumentar levemente la tensión arterial. Esto consigue limpiar las paredes arteriales de pequeños cúmulos de colesterol. El corazón, además, aumenta su frecuencia y es capaz de bombear cada minuto 140 y hasta 210 mililitros de sangre, cuando lo normal son 70. La activación simultánea del sistema respiratorio y el circulatorio permite transportar eficientemente la riqueza del oxígeno adquirida en la respiración a todos los tejidos del organismo.

Por si fuera poco, la risa es un buen activador metabólico, que provoca la liberación de adrenalina, favoreciendo la pérdida de calorías. También puede considerarse un buen bálsamo para el espíritu, ya que cada vez que una persona ríe, denota un estado de ánimo positivo. Y, finalmente, algo muy importante: la risa y el buen humor son tan contagiosos como un bostezo. OEI.

[Página Inicial]

Índice de Noticias por Temas Índice de Noticias por Países
Servicio Informativo Iberoamericano Página Principal de la OEI
Revista IBERCIENCIA
Suscripción al Servicio Informativo Iberoamericano
Más datos: weboei@oei.es