OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos

{short description of image}
Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura
{short description of image}
Servicio Informativo Iberoamericano
Marzo 1999

El perro sin pelo del Perú

Mascota de los Incas

Se le conoce como perro chino, o viringo. Lo cierto es que se trata de un perro de origen peruano que no tiene pelo, por lo que su apariencia es muy especial. Este ejemplar canino acompañó al hombre peruano desde la época preinca, y hoy, después de muchos años de estar condenado a la indiferencia y el olvido, y casi en extinción, empieza a ser valorado como patrimonio nacional.

 Ejemplares del perro sin pelo del Perú.

Por Claudia Bayona, corresponsal del Servicio Informativo Iberoamericano de la OEI, Lima, Perú.

Desde hace diez años fue reconocido como de pura raza, pero durante casi dos siglos, luego de la Conquista y el exterminio de los incas, permaneció olvidado y despreciado por su aspecto físico. Tanto así, que en la actualidad se encuentra en riesgo de extinción y los que quedan interesan como raza de lujo u objeto de experimentación.

El perro sin pelo del Perú es feo; como su nombre lo indica, no tiene pelo, su nariz es puntiaguda, las orejas largas y peladas y las patas largas. Los hay oscuros, manchados, con penachos blancos en las orejas y graciosas crestas doradas. Manuel González Saldaña, veterinario criador de estos animales, nos explica que los más puros son los negros y los marrones más oscuros y con menos pelo, los más garbosos, de orejas erectas, de cola larga y cuerpo esbelto.

A pesar de su extraña apariencia, el perro peruano no es huraño, por el contrario, tiene un carácter amable, es muy sensible y celoso, un animal tranquilo con los amos pero desconfiado y guardián en presencia de extraños.

Más que la falta de pelo, lo que llama la atención es su piel caliente, que alcanza una temperatura de 40 grados, basta un leve contacto y pareciera que estuviésemos tocando bolsas de agua caliente. Esta extraña característica los ha convertido en protagonistas de muchas historias, curaciones milagrosas y extraños poderes.

Uno de los que más ha estudiado a esta raza es el doctor Pedro Weiss, fundador de la Universidad Cayetano Heredia, quien sostiene en sus investigaciones que el perro sin pelo del Perú no es una raza zoológica sino una variedad teratológica, es decir, un ser "mutante", y que la falta de pelo es una característica genética denominada Síndrome de Hipoplasia Ectotérmica, es decir, un síntoma.

Algunos afirman que, además de irradiar calor, la piel del perro sin pelo absorbe la energía negativa del cuerpo humano. Esta creencia popular le atribuye poderes curativos para el asma, la bronquitis o el reumatismo. Algunos afirman que con sólo colocar los pies en su barriga se obtienen resultados sorprendentes.

Sobre sus orines también existen muchas crónicas rescatadas por el dr. Pedro Weiss. Según él, tenían un uso medicinal en el Perú antiguo. Los usaban para problemas de la piel, escoriaciones o inflamaciones de la vista.

Desacuerdos sobre su origen

A pesar que este perro es tan peruano como el pisco, la papa, la huancaina o el ceviche, no se sabe con exactitud su procedencia y son varias las teorías sobre su llegada al Perú. Según algunos historiadores, vino de Asia, según otros de África. Lo cierto es que se encuentra evidencia de su presencia en diversas culturas pre-incas, como una raza que acompañó a los chimus en la conquista de sus reinos y peleó junto a los aguerridos chancas.

Los restos óseos y ceramios encontrados evidencian que apareció en el Perú en el siglo XII. Los huacos, que son tan verdaderos, echan por tierra cualquier duda sobre su existencia en esta época. Se han encontrado innumerables representaciones en las cerámicas Chavín, Chimú y Vicus, en las que el perro aparece tanto como el puma, la serpiente o el halcón.

Tampoco existe acuerdo sobre la procedencia de su nombre. En varias regiones se le conoce como perro chino y en los pueblos norteños como viringo. En el primer caso, chino se deriva de la palabra china de origen quechua (significa mujer), que al castellanizarse empezó a utilizarse para designar a hombres y mujeres con rasgos indígenas.

Viringo es también una palabra de origen quechua que significa avisador, aunque en Cajamarca (departamento norteño) se le dice viringo al maíz que no tiene choclo o al árbol que no tiene ramas. Más al norte, en Colombia, existe la variante veringo, que significa desnudo.

De pura raza

1985 fue quizás el mejor año para el perro sin pelo, cuando el ingeniero Ermano Maniero, de origen italiano y expresidente del Kennel Club del Perú, lo inscribe en la Federación Cineológica Internacional con el nombre "perro sin pelo del Perú", lo que le permitió ser reconocido oficialmente como raza. Desde entonces es considerado como un patrimonio nacional y goza de los beneficios y derechos de los más engreídos de la familia canina. OEI.

[Página Inicial]

Índice de Noticias por Temas Índice de Noticias por Países
Servicio Informativo Iberoamericano Página Principal de la OEI
Revista IBERCIENCIA
Suscripción al Servicio Informativo Iberoamericano
Más datos: weboei@oei.es