OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos

{short description of image}
Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura
Servicio Informativo Iberoamericano
Agosto 1998

Centroamérica enfrenta un lento y desigual crecimiento económico

La presión inflacionaria en la región, proveniente de la década anterior, se mantiene, con excepción de Nicaragua, que logró estabilizar sus precios desde 1991, luego de haber enfrentado diez años de una altísima inflación.

{short description of image}
Aspectos del Hotel El Continental y el First National City Bank en la Ciudad de Panamá, República de Panamá. Derechos Reservados Foto Flatau. Apartado 391, Panamá, R.P.

Por Arnulfo Barroso, corresponsal del Servicio Informativo Iberoamericano de la OEI, Ciudad de Panamá, Panamá.

Las economías en Centroamérica muestran una evidente disparidad. Esta situación se refleja en la condición de vida de los trabajadores; por ejemplo, un obrero nicaragüense que gane salario mínimo tiene que trabajar 14 horas para comprar un kilo de carne, mientras que un panameño debe laborar 2.5 horas para adquirir este producto.


La Organización Internacional de Trabajo (OIT) elaboró un estudio que refleja la realidad del mercado de trabajo urbano moderno en los diferentes países de Centroamérica y el poder adquisitivo de los trabajadores.

El estudio señala que Panamá es el país centroamericano que requiere de menos tiempo para comprar todos los productos que componen la Canasta Básica Familiar Ampliada, que involucra algunas facilidades como un auto nuevo y diversión.

En las peores condiciones económicas aparecen Nicaragua, Honduras y Guatemala. Los obreros nicaragüenses que ganen salario mínimo tienen que trabajar 9.5 horas para comprar un kilo de pollo y 6.5 horas para uno de fríjoles, en tanto que sus colegas panameños deben laborar 2.5 horas y 1.3 horas, respectivamente, para adquirir estos productos.

Costa Rica es el otro país de Centroamérica que presenta una situación económica favorable en comparación con los otros de la región. Los obreros ticos tienen que trabajar 3.5 horas y 1.3 horas, respectivamente, para comprar un kilo de pollo y otro de fríjoles.

El informe indica que un operario industrial de Nicaragua requiere trabajar, a tasas de salario mínimo, 11 horas y 6 minutos para comprar un Bigmac, mientras que ese tiempo de trabajo en Panamá se reduce a 2 horas.

En Guatemala un operario industrial debe laborar 40 horas para comprar un uniforme escolar de primaria y en Panamá 6 horas.

Un trabajador de este status en Nicaragua tiene que trabajar 25 años para comprar un auto japonés nuevo, en Honduras 22 años, Costa Rica 8 y Panamá 4 años.

Niveles de pobreza en Panamá

Un estudio del estatal Ministerio de Planificación y Política Económica de Panamá destaca que en el país existen 1 millón 15 mil personas pobres, incluyendo los que enfrentan una situación extrema en este sentido, en una población global que alcanza los 2 millones 600 mil habitantes.

El estudio, denominado Perfil de los Pobres en Panamá, indica que la línea de pobreza en el país está por los 726 dólares de consumo anual por persona. Los pobres en Panamá representan el 37 por ciento de la población total y el 28 por ciento de todos los hogares.

La línea de pobreza extrema se estimó en 470 dólares de consumo anual por persona. El documento demuestra que un 22 por ciento de los panameños vive en extrema pobreza o indigencia.

La población más rica en Panamá consume 15 veces más que la pobre y recibe 42 veces más ingresos. El consumo percápita nacional está en 1,400 dólares al año.

Los más pobres entre los pobres están en las áreas indígenas y rurales. Por ejemplo, para que un indio deje de ser pobre tiene que consumir anualmente 521 dólares adicionales a los que consume actualmente, mientras que uno rural necesita 366 y otro del área urbana 192 dólares extras.

En Panamá existen 151 mil 197 niños menores de cinco años que viven en situación de pobreza, es decir, un 52 por ciento de todos los infantes entre esta edad.

Se determinó que el 76 por ciento de los pobres y el 88 por ciento de los pobres extremos viven en áreas rurales. Los pobres de las áreas rurales asignan el 71 por ciento de su consumo total a la alimentación.

Paradójicamente, en las áreas rurales pobres sólo el 27 por ciento del ingreso proviene de las actividades agropecuarias, 34 por ciento en las indígenas y 40 por ciento en los grupos pobres rurales.

El Ministerio de Planificación determinó que el 70 por ciento de los trabajadores pobres se ubican en el sector informal, o sea, ayudantes familiares, trabajadores de pequeñas empresas, independientes y empleadas domésticas, mientras que sólo el 39 por ciento de los no pobres se agrupan en este sector.

Por otra parte, el 57 por ciento de los pobres rurales no tiene acceso a la tierra, y la mayoría de los pobres rurales que sí pueden acceder a ella, que suman el 67 por ciento, no tienen títulos de propiedad.

Débil crecimiento económico

Durante la última década, los países de la subregión registraron en su conjunto un proceso irregular de crecimiento del producto real, con una tendencia declinante hacia 1996, que fue válida en casi todos los países, menos en República Dominicana.

Nicaragua y Panamá son los únicos países que registraron un crecimiento en la inversión, el primero por la reforma económica que puso en marcha, y el segundo por las grandes inversiones que efectúa en infraestructura, servicios, turismo, zonas procesadoras para la exportación, puertos, autopistas y hoteles.

Las exportaciones de la región han registrado un crecimiento sostenido, lo que demuestra la profundización de la orientación hacia afuera de sus economías. El crecimiento de esta variable en el conjunto de los países se ubicó en 10.5% anual entre 1992 y 1996.

Todos los países centroamericanos, con excepción de Panamá, presentaron tasas medias de crecimiento de sus exportaciones por encima del Producto Interno Bruto (PIB).

No obstante, resulta notoria la situación adversa de Nicaragua y Honduras que registraron crecimientos negativos promedios del gasto público. Nicaragua también presentó variaciones negativas en el consumo privado.

El deterioro del consumo privado en la mayoría de los países hacia la segunda mitad de esta década refleja dificultades en los procesos de estabilización, ajuste y apertura de la economía, acompañado de la fragilidad del crecimiento y de una alta subutilización de la fuerza de trabajo, con bajos niveles de remuneraciones e ingresos reales.

En el campo de las cuentas públicas se destacan los casos extremos de Guatemala con un déficit fiscal poco significativo en 1996, y Nicaragua, que alcanza en este renglón el 8% del PIB.

La región registró una desaceleración del proceso inflacionario, con una tasa media de 14.7%, lo que representa un elemento favorable a los procesos de reorganización económica de los países y de creación de bases para un crecimiento más estable.

Muestran casos extremos, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, países que registran dinámicas inflacionarias superiores al promedio subregional. En tanto, Panamá sigue mostrando los niveles más bajos de inflación, debido a su particular sistema monetario, con el dólar como moneda de circulación legal.

El enemigo común de todos los países subdesarrollados: la deuda externa, aparece con mucha fuerza en Centroamérica, al punto que en 1996 este renglón alcanzó proporciones gigantescas, equiparándose casi al valor del PIB regional.

Esta relación en términos globales se abultó influenciada notablemente por la deuda que presenta Nicaragua, que en 1996 triplicaba el nivel del PIB de ese país. La deuda externa de Honduras alcanza niveles superiores al PIB.

Los demás países registran situaciones menos traumáticas, aunque deben hacer notables esfuerzos en sus presupuestos anuales para amortizar sus compromisos, lo que constituye un extraordinario condicionamiento al nivel de gastos e inversión en capital humano en sectores como educación, salud y saneamiento ambiental. OEI.

[Página Inicial]

Índice de Noticias por Temas Índice de Noticias por Países
Servicio Informativo Iberoamericano Página Principal de la OEI
Revista IBERCIENCIA
Suscripción al Servicio Informativo Iberoamericano
Más datos: weboei@oei.es