OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos


Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura
Formación en Administración y Gestión Cultural

Aportaciones Externas

Innovación y Competitividad de las Industrias Culturales y de la Comunicación en Venezuela.

Carlos E. Guzmán Cárdenas

Sociólogo (UCV). Asesor de la Comisión Permanente de Cultura de la Cámara de Diputados. Especialista en Gerencia de Proyectos de Investigación y Desarrollo (I&D), Maestría en Ciencias Administrativas de la Universidad Central de Venezuela. Docente en el campo de la Planificación y Gerencia Cultural. Miembro del Consejo de Redacción de la Revista Comunicación de la Fundación Centro Gumilla. carlosgu@telcel.net.ve

Contenidos

Marco de referencia para el análisis.
1. Innovación y Competitividad.
2. Panorama de Competitividad.
3. Definición de algunos conceptos para el análisis.
Notas
Bibliografía Consultada.

3. Definición de algunos conceptos para el análisis.

Competitividad. En el presente estudio, entendemos la competitividad como la capacidad de una empresa u organización de cualquier tipo para desarrollar y mantener sistemáticamente unas ventajas competitivas que le permitan disfrutar y sostener en el tiempo una posición destacada en el entorno socioeconómico en que actúa. Por otra parte, es posible definir la competitividad tanto para una empresa, una industria y un país. En el ámbito de la empresa, entendemos la competitividad como "la capacidad para suministrar bienes y servicios igual o más eficaz y eficientemente que sus competidores" (ENRIGHT, Michael; Antonio Francés y Edith Scott Saavedra, 1994: 65-66) o bien como "la capacidad de innovación a fin de lograr la generación de productos o servicios diferentes, cambiarlos y mejorarlos, y para captar mercados cada vez más dinámicos, mantenerse en ellos y ampliarlos en términos absolutos y relativos" (INFORME FINAL DE LA COMISIÓN PRESIDENCIAL PARA LA COMPETITIVIDAD INDUSTRIAL, 1991, Octubre).

La competitividad de una industria es "la capacidad que tienen las empresas nacionales de un sector particular para alcanzar un éxito sostenido contra (o en comparación con) sus competidores foráneos, sin protecciones o subsidios" (ENRIGHT, Michael; Antonio Francés y Edith Scott Saavedra, 1994: 66) y en el ámbito del país será " la capacidad para colocar su producción de bienes y servicios en los mercados nacionales e internacionales bajo condiciones leales de competencia y traducirlo en bienestar para su población" (INFORME FINAL DE LA COMISIÓN PRESIDENCIAL PARA LA COMPETITIVIDAD INDUSTRIAL, 1991, Octubre).

Globalización. Supone una interacción funcional de actividades económicas y culturales dispersas, bienes y servicios generados por un sistema con muchos centros, en el que importa más la velocidad para recorrer el mundo que las posiciones geográficas desde las cuales se actúa (GARCÍA CANCLINI, Néstor. 1995a: 16). Puede resumirse, según Canclini (1995a:30) como el pasaje de las identidades modernas (territoriales y casi siempre monolingüísticas) a las identidades posmodernas (transterritoriales y multilingüísticas).

Industrias Culturales. Son aquellas que producen, reproducen, difunden y comercializan bienes y servicios tanto culturales como educativos reproducibles a escala industrial, de acuerdo a criterios económicos y siguiendo una estrategia comercial (BARRIOS VANEGAS, José. 1990). Desde el punto de vista económico, las industrias culturales se conciben como "un conjunto de ramas, segmentos y actividades auxiliares industriales productoras y distribuidoras de mercancías con contenidos simbólicos, concebidas por un trabajo creativo, organizadas por un capital que se valoriza y destinadas finalmente a los mercados de consumo, con función de reproducción ideológica y social" (ZALLO, Ramón. 1988).

Como en casi todos los procesos industriales, se pueden distinguir varios tipos de Industria Cultural. Sin embargo, los avances de las Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (NTI-NTC) y el extraordinario aumento de un mercado universal de obras de consumo masivo que forma parte de las negociaciones económicas internacionales, han hecho complejo determinar, categorizar y clasificar los bienes culturales que las integran. Pero la realización de estudios sobre el impacto económico de los derechos intelectuales (derecho de autor y derechos conexos) en el mundo contemporáneo, como fuente de riqueza para los países donde se crean, producen, difunden o utilizan las obras protegidas nos han permitido aproximarnos al conjunto de industrias implicadas en el flujo nacional e internacional de bienes culturales.

Innovación Tecnológica. El proceso mediante el cual se usa tecnología mejorada es conocido como innovación tecnológica. Es un proceso sociocultural (aprendido y transmitido socialmente) autónomo, que ha ocurrido por años y seguirá ocurriendo. Diferentes autores han hablado de la autonomía del proceso de innovación y sus características de independencia, autodirección y autocontrol. Las economías más poderosas de la actualidad son aquellas que han logrado fortalecer su capacidad de innovación, es decir, su capacidad para generar conocimientos y llevarlos al mercado. La intensa competencia por el mercado mundial obliga a los países a estar continuamente innovando con sus productos a fin de hacerse más competitivos: nuevas ideas para productos, tecnologías, procesos, etc. Como ejemplo, en los Estados Unidos de Norteamérica entran en promedio unos 1.000 productos nuevos cada vez, muchos de los cuales sustituyen productos aún antes de que se hayan difundido (TOFFLER, A. 1990). Michael Porter, en su ya conocido libro: La ventaja competitiva de las naciones (1991) plantea que la mejora constante en busca de la innovación continua es uno de los nuevos factores que afectan a la competitividad de las naciones en el mercado mundial. Para poder entrar en la competencia mundial y en el nuevo paradigma de producción industrial, los países en "vías de desarrollo" deben buscar la modificación de sus economías internas por intermedio de la I&D, buscando más mercado y apertura a "la globalización" como forma de internacionalización. Ya desde los años cuarenta, se reconoció la importancia de la innovación tecnológica para un crecimiento económico sostenido, gracias al aporte de Schumpeter. Para este economista, las innovaciones pueden ser vistas como nuevas combinaciones de los recursos productivos.

Sistema Mundial. El término sistema mundial se identifica de una forma más general y amplia con el mundo entero y con las partes más interrelacionadas del mundo actual de finales del s. XX. En sentido restringido, el concepto de sistema mundial, lo utilizamos para referirnos a la forma general y a las características que adopta el capitalismo en su actual etapa de internacionalización jerarquizada. Es conveniente distinguir, algunos conceptos básicos que están presentes en el análisis económico-político de los medios de comunicación de masas. Por Nacional, nos referimos fundamentalmente al Estado-Nación y al conjunto de relaciones sociales que se producen en su interior. Con el concepto de Internacional, designamos las relaciones que se establecen entre dos o más Estados-nación (aunque con propiedad, a estas relaciones entre más de dos Estados deberíamos denominarlas plurinacionales o multinacionales). El concepto de Transnacional o Multinacional lo aplicamos de forma específica para designar el espacio y las relaciones a los que dan forma principalmente las acciones de las modernas empresas industriales, los bancos, las organizaciones financieras y los medios de comunicación de masas (MURCIANO MARTINEZ, Marcial. 1992).

Sistema Mundo. Un sistema mundo está constituido básicamente por una economía-mundo, que no es sinónimo de una economía mundial, sino de la economía de una parte del globo que constituye un conjunto, aunque en la práctica resulte muy difícil representar de forma precisa ese conjunto. El Sistema Capitalista Occidental caracteriza en la actualidad a una economía-mundo. (MURCIANO MARTINEZ, Marcial. 1992).

Telecomunicaciones. En sentido amplio, las telecomunicaciones comprenden los medios para transmitir, emitir o recibir, signos, señales, escritos, imágenes fijas o en movimiento, sonidos o datos de cualquier naturaleza entre dos o más puntos geográficos o cualquier distancia a través de cables, radioelectricidad, medios ópticos u otros dispositivos electromagnéticos. El concepto es relativamente nuevo, pues hasta mediados de los sesenta fue incluido en los diccionarios. Al seno de la misma Unión Internacional de Telecomunicaciones (UTI) se tuvieron que hacer grandes esfuerzos en los setenta y los ochenta para avanzar hacia una definición aceptable. Su significado ha evolucionado rápidamente por la convergencia de diferentes tecnologías que han posibilitado la interconexión de artefactos electrónicos y por la comunicación entre personas, no nada más en una, sino en varias direcciones.

El concepto se utiliza indistintamente como sinónimo de transmisión de datos, de radiodifusión, de comunicación de voz y también se le identifica con algunos componentes de la industria del entretenimiento. Se ha adoptado el término de telecomunicaciones para incluir a sistemas de comunicación alámbricos e inalámbricos, en uno o más direcciones, donde queda incluido el término radiodifusión (broadcasting). El concepto telecomunicaciones se ha enriquecido por la emergencia de medios interactivos como la misma telefonía, computación, televisión y televisión por cable, que paulatinamente vienen disminuyendo las diferencias tecnológicas existentes entre ellos. Las telecomunicaciones de la actualidad se conforman básicamente por tres grandes medios de transmisión: cables, radio y satélites.

Ventajas Competitivas. Se entiende por ventaja competitiva (VILLALBA, Julián. 1996, Junio) aquel conjunto de atributos que posee una empresa que la distinguen de sus competidores y que hace posible la obtención de unos rendimientos superiores a los de éstos, los cuales son además reconocibles por sus clientes.

Mucho de lo que se ha publicado sobre este tema se basa en cómo debería diseñarse o formularse, de manera intencional, una estrategia. Ha existido, hasta la fecha, dos corrientes de consenso. La primera, se conformó en la década de los sesenta y la persona más comúnmente asociada es Ken Andrews, de la Escuela de Negocios de Harvard, cuya noción básica sostiene que la estrategia precisa del logro de una adecuada articulación entre la situación externa (oportunidades y amenazas) y la capacidad interna (fuerzas y debilidades). Una segunda visión prescriptiva sobre la manera en que debe ser formulada una estrategia, fue desarrollada en los años ochenta, por Michel Porter, egresado de la Escuela de Negocios de Harvard. Porter sostiene que múltiples estrategias coinciden con ciertas clasificaciones "genéricas", no tanto creadas en forma individual, sino seleccionadas a partir de una serie limitada de opciones basadas en un estudio sistemático de la empresa y las condiciones industriales que enfrenta. El patrón básico del análisis competitivo industrial de Porter en el área del análisis de la estrategia, a partir de los primeros trabajos de Andrews, Ansoff, Newman, et al, propone un marco referencial de cinco fuerzas que define la postura básica de la competencia en la industria, el poder de negociación de los proveedores y de los compradores existentes, la amenaza de las nuevas industrias y de las substitutas y, por supuesto la intensidad de la rivalidad existente. También se le conoce por haber desarrollado otros marcos referenciales, como por ejemplo, su concepto de "estrategias genéricas", de las cuales, él mismo apuntó, existen tres en particular: el costo del liderazgo, la diferenciación y el enfoque (o alcance); y su discusión acerca de la "cadena de valor", que vendría a ser una manera de descomponer las actividades de una empresa para aplicar diferentes tipos de análisis estratégicos; su noción de grupos estratégicos, donde las firmas con estrategias similares compiten en ciertas secciones de una industria, y su concepto de "ambientes industriales genéricos", tales como el "fragmentado", o el "maduro", reflejan características similares.

sigue
Sigue Artículo

Contenidos Artículo
Regresar a Página Principal Formación en Administración y Gestión Cultural Página Principal de la OEI Correo electrónico para más información weboei@oei.es