OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos


Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura
Formación en Administración y Gestión Cultural

Aportaciones Externas

Innovación y Competitividad de las Industrias Culturales y de la Comunicación en Venezuela.

Carlos E. Guzmán Cárdenas

Sociólogo (UCV). Asesor de la Comisión Permanente de Cultura de la Cámara de Diputados. Especialista en Gerencia de Proyectos de Investigación y Desarrollo (I&D), Maestría en Ciencias Administrativas de la Universidad Central de Venezuela. Docente en el campo de la Planificación y Gerencia Cultural. Miembro del Consejo de Redacción de la Revista Comunicación de la Fundación Centro Gumilla. carlosgu@telcel.net.ve

Contenidos

Marco de referencia para el análisis.
1. Innovación y Competitividad.
2. Panorama de Competitividad.
3. Definición de algunos conceptos para el análisis.
Notas
Bibliografía Consultada.

Marco de referencia para el análisis.

Resulta evidente en el "mundo en desarrollo" y particularmente en América Latina, el impacto económico que tienen las industrias culturales, los medios de comunicación, las telecomunicaciones (extensión telemática, redes) y nuevas tecnologías de información (NTI) en los países de la región.

Pero también es cierto, que las tendencias internacionales de recomposición de los mercados audiovisuales respecto a los sistemas de producción, distribución y exhibición que vienen desarrollándose en las últimas décadas confirman que las industrias culturales y de la comunicación latinoamericana se hallan rezagadas.

Y, si no queremos renunciar a las zonas claves del Desarrollo Cultural, tanto tradicionales como modernas; desistir a la producción electrónica y audiovisual de los circuitos culturales -en los que se registra la mayor transnacionalización y desterritorialización de las culturas nacionales y locales- en un tiempo de globalización e interculturalidad, de coproducciones e hibridaciones multinacionales (GARCÍA CANCLINI, Néstor. 1995a), es indudable que se hace imprescindible realizar un esfuerzo conjunto por parte del Estado -como lugar del interés público- y de las empresas privadas nacionales que conduzca a fortalecer los mecanismos en la producción, financiamiento y difusión de los bienes culturales, como estrategia de una política pública innovadora dirigida a eliminar la creciente dependencia con los conglomerados comunicacionales y multimedia transnacionales.

Desde esta perspectiva, la presente investigación, lleva por título: Innovación y Competitividad de las Industrias Culturales y de la Comunicación en Venezuela.

Su intención, no es otra, que analizar cuál es la situación y las fuentes de competitividad de las industrias culturales, tecnologías de la información y comunicación (TIC, en adelante) en nuestro país en un entorno tecno-económico y político-cultural multicontextual caracterizado, por un lado, por la transnacionalización/desterritorialización de la oferta simbólica con tendencias a la privatización, desregulación y liberalización del mercado y, por el otro, por la privatización del consumo (audiencia final) como consecuencia de la retribución convergente cada vez más atractiva que ofrecen los medios de comunicación (tv-satélite; tv-cable distribución y vídeo), las telecomunicaciones (telefonía, inalámbricas, extensión telemática, redes), las nuevas tecnologías informáticas (computadoras, software, servicios) y los contenidos (entretenimiento, publicaciones, informadores) en la provisión de valor al usuario/consumidor de una cultura "mass mediática" y/o multimedia.

De esta manera, se pretende aportar informaciones y conocimientos de un tema que, no obstante su importancia estratégica para el desarrollo nacional, ha sido hasta ahora poco estudiado y, tradicionalmente abordado por la teoría económica convencional como un elemento exógeno al propio funcionamiento de los mercados actuales. En efecto, habitualmente, las investigaciones sobre determinados aspectos de estas industrias han enfatizado su incidencia en la vida cultural de la sociedad venezolana y, en menor medida, en la economía nacional. Son escasos los estudios sobre las ventajas competitivas del conjunto de industrias que conforman al sector de la cultura y la comunicación; su creciente vinculación con el sistema productivo y las profundas modificaciones a las que lo somete. Ello representa una gran debilidad para comprender la importancia y la dinámica empresarial o de negocios de dicho sector sobre el conjunto de la economía y la cultura venezolana y, en consecuencia para diseñar políticas públicas congruentes con una clara comprensión sistemática de la realidad de las industrias culturales y TIC.

En el presente estudio, entendemos la competitividad como la capacidad de una empresa u organización de cualquier tipo para desarrollar y mantener sistemáticamente unas ventajas competitivas que le permitan disfrutar y sostener en el tiempo una posición destacada en el entorno socioeconómico en que actúa. Se entiende por ventaja competitiva (VILLALBA, Julián. 1996, Junio) aquel conjunto de atributos que posee una empresa que la distinguen de sus competidores y que hace posible la obtención de unos rendimientos superiores a los de éstos, los cuales son además reconocibles por sus clientes. Para ser sostenibles, "las ventajas competitivas se producen mediante la combinación de dos líneas de acción gerencial, el diseño de una estrategia para competir que marque el rumbo y el desarrollo de una organización que la haga realidad" (ANTONORSI BLANCO, Marcel. 1995a: 21-22).

Por otra parte, es posible definir la competitividad tanto para una empresa, una industria y un país. En el ámbito de la empresa, entendemos la competitividad como "la capacidad para suministrar bienes y servicios igual o más eficaz y eficientemente que sus competidores" (ENRIGHT, Michael; Antonio Francés y Edith Scott Saavedra, 1994: 65-66) o bien como "la capacidad de innovación a fin de lograr la generación de productos o servicios diferentes, cambiarlos y mejorarlos, y para captar mercados cada vez más dinámicos, mantenerse en ellos y ampliarlos en términos absolutos y relativos" (INFORME FINAL DE LA COMISIÓN PRESIDENCIAL PARA LA COMPETITIVIDAD INDUSTRIAL, 1991, Octubre).

Con el surgimiento de las nuevas tecnologías de información y comunicación (NTIC, en adelante), la creciente complejización de la producción con base en el dominio tecnológico y el intenso proceso de transnacionalización por el que han venido avanzando las economías desde hace algunas décadas es causa y consecuencia a la vez de la búsqueda de un ámbito competitivo mucho más amplio en el curso de una economía mundial cada vez más globalizada. Podemos entonces definir la competitividad de una industria como "la capacidad que tienen las empresas nacionales de un sector particular para alcanzar un éxito sostenido contra (o en comparación con) sus competidores foráneos, sin protecciones o subsidios" (ENRIGHT, Michael; Antonio Francés y Edith Scott Saavedra, 1994: 66) y en el ámbito del país como " la capacidad para colocar su producción de bienes y servicios en los mercados nacionales e internacionales bajo condiciones leales de competencia y traducirlo en bienestar para su población" (INFORME FINAL DE LA COMISIÓN PRESIDENCIAL PARA LA COMPETITIVIDAD INDUSTRIAL, 1991, Octubre).

En consecuencia, el propósito de este estudio es contribuir a la comprensión sistemática del panorama competitivo de las industrias culturales y de la comunicación en Venezuela, partiendo del análisis estructural de las cinco fuerzas o factores dinámicos de Michael Porter (1985,1991,1994) con el fin de evaluar las perspectivas del mercado industrial o sectorial con tendencias a la privatización, desregulación y liberalización, determinando sus puntos débiles/fuertes y sus riesgos/oportunidades, que sirvan de base para una mayor identificación de las estrategias genéricas de éxito potencial (liderazgo general en costos, diferenciación, enfoque o alta segmentación) necesarias para crear una posición defendible a largo plazo e incrementar las fuentes de ventajas competitivas de dicho sector, y, como parte de ello, apreciando los aspectos de innovación tecnológica de la competitividad.

Las industrias culturales son aquellas que producen, reproducen, difunden y comercializan bienes y servicios tanto culturales como educativos reproducibles a escala industrial, de acuerdo a criterios económicos y siguiendo una estrategia comercial (BARRIOS VANEGAS, José. 1990). Desde el punto de vista económico, las industrias culturales se conciben como "un conjunto de ramas, segmentos y actividades auxiliares industriales productoras y distribuidoras de mercancías con contenidos simbólicos, concebidas por un trabajo creativo, organizadas por un capital que se valoriza y destinadas finalmente a los mercados de consumo, con función de reproducción ideológica y social" (ZALLO, Ramón. 1988: 9).

Bajo este concepto, se agrupan las industrias de la edición discontínua como las editoriales, la fonografía, el cine y la edición videográfica; las industrias de producción y difusión contínua como la prensa, la radio y televisión, que coinciden con los medios de comunicación; varias industrias sin un canal autónomo de distribución y difusión como son la publicidad y la producción videográfica; los segmentos tecnoculturales de la informática y electrónica y segmentos culturales de la industria en general como son el diseño gráfico e industrial o la imagen de producto (ZALLO, Ramón. 1988: 10).

En sentido amplio, las telecomunicaciones comprenden los medios para transmitir, emitir o recibir, signos, señales, escritos, imágenes fijas o en movimiento, sonidos o datos de cualquier naturaleza entre dos o más puntos geográficos o cualquier distancia a través de cables, radioelectricidad, medios ópticos u otros dispositivos electromagnéticos. El concepto es relativamente nuevo, pues hasta mediados de los sesenta fue incluido en los diccionarios. Al seno de la misma Unión Internacional de Telecomunicaciones (UTI) se tuvieron que hacer grandes esfuerzos en los setenta y los ochenta para avanzar hacia una definición aceptable. Su significado ha evolucionado rápidamente por la convergencia de diferentes tecnologías que han posibilitado la interconexión de artefactos electrónicos y por la comunicación entre personas, no nada más en una, sino en varias direcciones.

El concepto se utiliza indistintamente como sinónimo de transmisión de datos, de radiodifusión, de comunicación de voz y también se le identifica con algunos componentes de la industria del entretenimiento. Se ha adoptado el término de telecomunicaciones para incluir a sistemas de comunicación alámbricos e inalámbricos, en uno o más direcciones, donde queda incluido el término radiodifusión (broadcasting). El concepto telecomunicaciones se ha enriquecido por la emergencia de medios interactivos como la misma telefonía, computación, televisión y televisión por cable, que paulatinamente vienen disminuyendo las diferencias tecnológicas existentes entre ellos. Las telecomunicaciones de la actualidad se conforman básicamente por tres grandes medios de transmisión: cables, radio y satélites.

Las cinco fuerzas competitivas que ocurren en una estructura dinámica del mercado de las industrias culturales y de la comunicación, y que influyen en las ventajas competitivas de costo (liderazgo de costo) y valor (diferenciación) de las industrias del sector, son:

Y, por último, la intensidad de la rivalidad entre los competidores existentes.

Estas cinco fuerzas que expresan la delimitación del objeto particular de conocimiento así como la propuesta metodológica son identificadas en la presente investigación (cualitativa descriptiva) de una manera integral y relacionadas en el tiempo (enfoque diacrónico). No podemos olvidar, a manera de ejemplo, que la Industria Cinematográfica Venezolana, tiene un siglo buscando su capacidad de expansión y entrada al mercado mundial. En consecuencia nos parece, que su ventaja competitiva solo puede ser realzada fuertemente por las interrelaciones que construyamos al interior de su trama industrial, cultural y comunicacional. Por otra parte, se incluyen en el estudio de las industrias culturales y de la comunicación dos nuevos factores competitivos fundamentales: la incidencia de la innovación tecnológica y los entes reguladores del sector industrial.

Las Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (NTIC) que están cambiando abruptamente el espacio audiovisual, y particularmente, la proyección, exhibición y transmisión de las obras audiovisuales, son fuerzas que agregan valor a las Industrias Culturales/Comunicacionales y juegan un poderoso papel en la determinación de sus ventajas competitivas.

La innovación tecnológica aparece como una condición esencial de la competitividad, de forma que el desarrollo de Know-how y el cambio tecnológico son las fuerzas directoras que están detrás de un crecimiento sostenido. Hoy en día es ya evidente que la innovación tecnológica no es un proceso lineal, sino un sistema de interacciones entre diferentes funciones (básicamente marketing, investigación y desarrollo, diseño e ingeniería, producción y distribución) y entre diferentes agentes (empresas con sus clientes, competidores, proveedores, centros tecnológicos, etc.), cuya experiencia, conocimientos y know-how se refuerzan mutuamente. Y, en el sector de las industrias culturales y medios de comunicación de masas se hace evidente bajo la hipótesis de que "diferentes estrategias competitivas implican diferentes estrategias tecnológicas, los cuales junto a la determinación de las fortalezas y debilidades de las empresas permiten una definición de las necesidades de largo plazo de las mismas "VIANA, Horacio. 1994: 41). Ello es en parte resultado, y en parte origen de hechos como los siguientes:

Todo ello está dando lugar a una mayor asociación de los agentes innovadores y a que se dé una mayor relevancia a los mecanismos que ayudan a la interacción competitiva dentro y fuera del sector. En este sentido, la investigación realizada se orienta hacia un primer estudio sobre la situación, tendencia y factores de la innovación tecnológica en las industrias culturales/comunicacionales con el fin de valorar los modos de incidencia de las líneas principales de innovación para la competitividad, y así mismo, estimar las principales políticas posibles para promover la competitividad desde la perspectiva nacional.

Otro factor, tan esencial como la innovación tecnológica, son los entes reguladores que posibilitan u obstaculizan el desarrollo dinámico de una industria. El Consejo Nacional de la Cultura (CONAC, creado el 29 de Agosto de 1975, Gaceta Oficial N° 1768 Extraordinario), órgano rector de la Política Cultural del Estado Venezolano y el Centro Nacional Autónomo Cinematográfico (CNAC, creado el 15 de Agosto de 1993, Gaceta Oficial N° 4626 Extraordinario, de fecha 8 de Septiembre de 1993), ente responsable de las Políticas Cinematográficas y Audiovisuales en el país, son las instituciones más representativas que están relacionadas directamente con el desarrollo del sector; en consecuencia, serán objeto de atención del presente estudio, sin que esto signifique, que no se examinen otras entidades tales como el Consejo Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), CONAPRI, entre otras.

Por último, en el marco del análisis de la competitividad del conjunto de industrias que constituyen el sector, es importante destacar que la realización de un análisis estratégico del mercado nacional y las fuentes de ventajas competitivas con una visión dinámica y de largo plazo, debe contemplar los siguientes puntos referenciales:

1. - Análisis del Entorno.

2. - Análisis de la Oferta.

3. - Diagnóstico Tecnológico.

4. - Análisis de la Estrategia Competitiva de Empresa o Negocios.

No pretendemos agotar el tema, por el contrario, creemos que existen muchos impedimentos organizacionales, estratégicos y tecnológicos que obstaculizan el desarrollo de nuestras Industrias Culturales/Comunicacionales Nacionales, y que no podemos abarcar en esta investigación. Pero existe, una motivación inicial, para realizar un trabajo de estas características, si creemos, que ellas, son ante todo, las grandes narradoras de nuestra identidad cultural. ¿Y quién nos contará la historia, si las abandonamos?. Somos imágenes cazadoras de imágenes.

De tal forma que, cualquier análisis de competitividad de las industrias culturales en el ámbito regional y nacional, no sólo se trata de evaluar la rentabilidad comercial teniendo en cuenta su interés mercantil; por el contrario, se trata de un objetivo de mayor alcance para el Desarrollo Cultural Venezolano, a saber: cómo aumentar las ventajas comparativas de nuestras industrias y en qué dirección podemos cambiar para garantizar un espacio sociocomunicacional que narre nuestra identidad e historia.

sigue
Sigue Artículo

Contenidos Artículo
Regresar a Página Principal Formación en Administración y Gestión Cultural Página Principal de la OEI Correo electrónico para más información weboei@oei.es