Organización de Estados Iberoamericanos
para la Educación, la Ciencia y la Cultura

Iberoamérica Conoce
Publicación Trimestral
Número 8 - Marzo de 1999

Ib Conoce

Miguel Ángel Asturias
Nobel de Literatura 1967

 Escritor, narrador, poeta, dramaturgo, periodista, abogado y diplomático, Miguel Ángel Asturias nació en la Ciudad de Guatemala en 1899.

Considerado el autor más importante de su país, estudió derecho en Guatemala. Entre 1923 y 1926 fue alumno de los cursos de Georges Raynaud en la Sorbona sobre las antiguas religiones y culturas de América Central, que dieron origen a sus Leyendas de Guatemala (Madrid, 1930), que contienen una carta prólogo de Paul Valéry, en las que evoca paisajes, historias, fábulas y mitos antiguos de su pueblo. En esa época, y en colaboración con el escritor mexicano González de Mendoza, traduce el Popol Vuh, libro sagrado de los indios quichés. También en Francia recibió la influencia del poeta surrealista francés André Breton. Al regresar a Guatemala fue diputado (1942) y fundador de la Universidad Popular, desempeñando posteriormente varios cargos en el exterior: agregado cultural en México (1946-47) y en Argentina (1948-50) y el de embajador en El Salvador (1953-54). Posteriormente lo fue en París (1966-70), ciudad en la que recibió el premio Lenin de la paz (1966). Al año siguiente se le concedió el premio Nobel de Literatura. Antes residió varios años exilado en Argentina (1954-65).

Su producción narrativa se inicia con El señor Presidente, obra basada en la dictadura de Estrada Cabrera, traducida a varios idiomas y que fue una de las que más prestigio le dio (México, 1946). Su conciencia de nacionalidad, identificada con el mundo mitológico de los mayas y con la realidad imperante en aquel momento en su país, constituye la base sobre la que se sustenta Hombres de maíz (Buenos Aires, 1949), novela de estructura compleja y estilo difícil, cargada de símbolos, en la que se plantea la pugna entre el indio y el mestizo. En sus obras posteriores el tema social y aun político domina sobre los elementos novelescos. La trilogía compuesta por Viento fuerte (1950), El Papa verde (1954) y Los ojos de los enterrados (1955), temas que giran en torno a una explotación bananera en el Caribe, es una denuncia hacia los abusos e incongruencias de un sistema basado en el colonialismo económico. Otras obras suyas son Weekend en Guatemala (1956), compuesta por ocho relatos en los que predomina la intención política, El alhajadito (1961) y Mulata de tal (1967). Su obra poética y antológica se inspiró en temas autóctonos; entre ellos destacan: Sonetos (1937) , Anoche 10 de marzo de 1543 (1943), Sien de alondra (1949), Ejercicios poéticos en forma de soneto sobre temas de Horacio (1951), su selección Poesía precolombina (1961) y Clarivigilia primaveral (1964). De su última época son sus obras teatrales Soluna (1957), Dique seco (1956) o La audiencia de los confines, inspirada esta última en la vida y en la obra del P. Las Casas, así como Torotumbo (1966) y la colección de relatos El espejo de Lida Sal (1967).

A pesar de su francofilia, Asturias rindió tributo a la cultura española a través de los cronistas de Indias (Díaz del Castillo y el Inca Garcilaso), de poetas como Ercilla y Landívar, del citado P. Las Casas y de narradores contemporáneos como Valle-Inclán.

La muerte le sobrevino en 1974, tras una penosa enfermedad, cuando se encontraba en Madrid (España).

“- El Gaspar Ilóm deja que a la tierra de Ilóm le roben el sueño de los ojos.
- El Gaspar Ilóm deja que a la tierra de Ilóm le boten los párpados con hacha...
- El Gaspar Ilóm deja que a la tierra de Ilóm le chamusquen la ramazón de las pestañas con las quemas que ponen la luna color de hormiga vieja...
El Gaspar Ilóm movía la cabeza de una lado a otro. Negar, moler la acusación del suelo en que estaba dormido con su petate, su sombra y su mujer y enterrado con sus muertos y su ombligo, sin poder deshacerse de una culebra de seiscientas mil vueltas de lodo, luna, bosques, aguaceros, montañas, pájaros y retumbos que sentía alrededor del cuerpo...”

(Gaspar Ilóm, primer capítulo de “Hombres de maíz”).

Regresar a Página Inicial OEI Regresar a Página Inicial OEI Santafé de Bogotá Regresar a Índice Iberoamérica Conoce nº 8 Más datos: email weboei@oei.es